jueves, 31 de mayo de 2012

Sanidad y crisis moral

Derechos sanitarios en España

Limitar radicalmente la asistencia atenta contra la vida

Me llega esta noticia de un caso sucedido en España (la redacción de la misma no es mía):
«Una joven embarazada de cuatro meses, no española, sin recursos económicos y sin tarjeta sanitaria, acude a un centro médico para atención a su embarazo. Le dicen que no es posible, que ya no se tramitan tarjetas sanitarias para personas sin recursos, que le extenderán una factura por los gastos y que sólo hay una solución: si quiere abortar, la sanidad pública lo sufraga».
¿Podemos quedar parados ante tamaña injusticia? Si a una embarazada se la espeta una respuesta así ¿no se la está violentando gravemente? Y esa misma violencia injustísima la sufrirá el ser humano que lleva en su seno. ¿Llegaremos a un punto en el que la vida humana sea considerada poco menos que basura? Lo que dice la noticia de arriba es propio de nazis inhumanos.


En contra de todo esto están las iniciativas pro-vida como, por ejemplo, la Fundación Red Madre

Si alguien conoce casos semejantes no deje de orientar a esa mujer embarazada.