miércoles, 28 de marzo de 2012

Inventar en liturgia VI


Flash litúrgico de Jaume González Padrós

Humor en liturgia que muestra la verdad de las cosas

Hace tiempo que no publicaba nada en esta sección Inventar en liturgia. Traigo aquí un Flash litúrgico de Jaume González Padrós, titulado ¿Peligra la cabeza de los ceremonieros? Aquí va.

«Me contó un buen amigo que, en una ocasión, durante la celebración eucarística que presidía un prelado británico, en el momento del ofertorio, o, por hablar en propiedad, de la presentación de los dones, se ejecutó un generoso baile ritual de un grupo de chicas, las cuales, mientras movían su cuerpo al ritmo de la música, iban acercando al citado monseñor lo que llevaban en las manos. La cosa se alargaba, y el tono del momento podía definirse de muchas maneras pero, decididamente, no como un momento sacro. Cuando ya estaba cerca la primera de las bailarinas oferentes, el prelado miró a su ceremoniero –y, por tanto, a quien era el responsable de lo que allí estaba aconteciendo–, y con cara de pocos amigos –pero con la proverbial contención y elegancia victoriana– le dijo: «Si ahora me pide la cabeza del ceremoniero pienso concedérsela».



No consta que la chica le pidiese tal cosa, pero no estaría mal, ahora que todo son propuestas para la nueva evangelización, introducir, en la pastoral litúrgica, esta posibilidad cuando uno tiene que aguantar lo inaguantable en el seno de la oración eclesial: dirigirse al responsable de turno (que raras veces es el sufrido ceremoniero), y hacerle notar que… su cabeza… peligra. No sé… es una propuesta… Igual funciona.


Lo siento, querido lector, hoy la realidad fotografiada ha salido más teórica que práctica. O… ¿quizás no?».


Jaume González Padrós