miércoles, 5 de octubre de 2011

Dickens y George Silverman

La Declaración de George Silverman

Charles Dickens escribió un libro que merece ser releído una y otra vez. Bueno, en realidad esto pasa con todo Dickens, lo sé, pero es que este personaje es paradigmático:
«En los sacrificios de George Silverman querremos reconocernos todos antes o después» (G. K. Chesterton).
También George Orwell, el conocido autor de Rebelión en la Granja (Animal Farm) o de 1984 sostiene: «Uno de mis relatos favoritos de todos los tiempos».



La fortaleza del débil

Silverman, el pobre muchacho que por carecer, carece hasta del afecto de una madre quien se dirige a él siempre del mismo modo: «O, you worldly little devil!»−. Silverman, el mocoso que parece estar condenado a ser víctima de una voluntad −la suya propia− que desde el primer instante ha sido educada sin sustancia, gobernada por un seso feble, arrinconada en la satisfacción de los más básicos instintos. Silverman, hundido en una vida pordiosera, estancada en un sótano donde el transcurso de incontables horas de abandono sólo le ofrecía como única conversación el borborigmo egoísta de sus mismas tripas.

Pero, ¿en qué consiste el egoísmo del niño Silverman? ¿Cuán mundanos eran sus deseos? Él mismo nos responde:
«I quite well knew myself to be a wordly little devil. Wordly as to be wanted to be housed and warmed, wordly as to wanted to be fed, wordly as to the greed with wich I inwardly compared how much I got of those good things with how much father and mother got, when, rarely, those good things were going». [«Lo que más me dolía era saber que decía la verdad. Un diablillo tan ansioso como para querer que me cobijaran y me calentaran, como para querer que me alimentaran. Ansioso hasta la codicia con la que comparaba en mi interior cuánto me llevaba yo de lo que obtenían padre y madre las raras veces que aparecía con algunas "cosas buenas"» (traducción versión de Elena García de Paredes)].
Interesante descripción. ¿No es acaso lo que todos pedimos, al menos en un primer momento? La novela muestra claramente cómo al ser humano le es ciertamente difícil acceder a la reflexión profunda si carece de las necesidades materiales más básicas. Y esto no es partir de una base materialista, desde luego, sino desde una postura realista que sabe asumir la auténtica naturaleza del ser humano como dualidad de cuerpo y de alma. Desatender los afectos más elementales crea unas taras anímicas y espirituales que en adelante van a requerir largo tiempo de curación. Silverman no puede aproximarse físicamente a sus padres porque estos son incapaces de darle lo más elemental con cierta malicia. No se trata de que ser pobre te corte de un tajo las alas del pleno desarrollo humano, de manera que esto suponga un fatum irrevocable, una condena sin marcha atrás. En el caso del niño Silverman −y esto queda manifiestamente claro en el modo en el que es tratado por la figura materna−, la pobreza familiar es también fruto de cierta artimaña aviesa: la que emplean aquellos que siempre se quejan de su suerte y culpan al prójimo de su desgracia. No es, desde luego, la santa pobreza de Cristo, ni la del poverello de Asís. Es una pobreza carente de esa candidez, plagada de un no sé qué miserable y retorcido.
Portada de la edición de Editorial Periférica
Ilustraciones de Ricardo Cavolo

Todo, sin embargo sucede muy rápido... A Silverman se le va amando de modo proporcionalmente inverso al que se van detestando ciertos personajes −no todos, evidentemente− de la novela. Nos aman más por nuestras debilidades que por nuestras aparentes virtudes insuperables o por el tono estentóreo con el que proclamamos nuestra decencia. Silverman pasa por su vida como de puntillas: da gusto verle. A mí me recuerda a un ciclista en llano: run-run-run... Parece que, como si nada, los kilómetros fuesen granos de arena, cayendo despacio. Uno, dos, doscientos. Los alardes que hace de todas y cada una de sus abnegaciones son tan cacareados como el subir y bajar del pecho de un niño cuando duerme: nada, todo silencio.

Que disfruten con la lectura.

P.S.: recomiendo la edición de Editorial Periférica, recientemente salida (2010), con muy buenas ilustraciones de Ricardo Cavolo. ISBN 9788492865215