viernes, 21 de enero de 2011

Obispo de Takamatsu suspende el Camino Neocatecumenal en su diócesis

Situación actual del Camino Neocatecumenal en Japón:

Monseñor Osamu Mizobe
Hasta ahora son cuatro -muy recientes- las noticias que he podido encontrar acerca del tema. El Obispo Mons. Osamu Mizobe no espera la llegada del delegado del Papa a Japón. A continuación pongo los cuatro enlaces, dos de Infocatólica y otros dos de UcaNews (Union of Catholic Asian News):
Enfatizamos que el hecho de que el Camino Neocatecumenal haya sido aprobado por Roma no implica automáticamente que una diócesis local deba aceptarlos”, explica Mons. Mizobe, lo cual, desde el punto de vista del sentido común, es lógico: aquí, en Madrid y desde donde escribo, el Camino está más o menos extendido, pero eso no significa que todos los párrocos de la diócesis deban aceptar este itinerario de iniciación cristiana en su parroquia, ni imponerlo a sus feligreses. Ahora, el tema de lo que está sucediendo en Japón es sustancialmente distinto, lo cual está más que claro.

En la carta pastoral dedicada a esta espinosa cuestión, Monseñor Mizobe afirma:
«No es admisible para ninguna organización o movimiento hacer lo posible para impedir que el Obispo actúe en su diócesis. Es importante que todos nosotros nos enfrentemos seriamente a los sucesos que se han producido en nuestra diócesis en los últimos 20 años y siguen produciéndose. No es el momento de que uno se dedique solamente a los intereses de su grupo, sino más bien la hora de pensar en formas de servir a la diócesis. En nuestra diócesis, reunida en torno a nuestro obispo, nos encontramos en un punto crucial en el camino hacia un "Renacimiento y Unidad" auténticos.
La conclusión a la que he llegado es que, hasta que hayamos recibido los resultados de la visita del enviado especial del Santo Padre, os pido que suspendáis todas las actividades del Camino Neocatecumenal en la diócesis. La decisión ha sido aprobada tanto por el Consejo Presbiteral como por el Consejo Pastoral de la diócesis. No es una decisión que signifique que el diálogo ha finalizado, sino más bien una oportunidad para que todos reflexionemos.
Cuando un proceso se desvía, se dice que uno debería volver al punto de partida. Creo que "AHORA" es un buen momento para que volvamos al punto de partida. Esta decisión no significa que los miembros del Camino Neocatecumenal estén excluidos de la diócesis. Mi deseo es que usemos este tiempo de reflexión para hacer que el verdadero diálogo sea posible. Respeto a los miembros del Camino Neocatecumenal y espero que participen activamente en las actividades de la diócesis. También deseo que la gente de la diócesis participe activamente en el proceso de tres años que hemos comenzado para revitalizar nuestra diócesis. No hay ninguna persona de esta diócesis que pueda estar exenta de participar en este proceso».
Bueno, veremos en qué queda todo esto. A rezar se ha dicho.