viernes, 29 de enero de 2010

28 de enero: memoria de santo Tomás de Aquino o.p.


Ayer, 28 de enero celebraba la Iglesia la memoria de este gran santo, teólogo y filósofo. No pude escribir una pequeña reseña por falta de tiempo. Lo hago hoy. Y es que, más de una vez, mis alumnos de Bachillerato me escucharon decir que, cuando me muriera, después de ver a Jesús y a María, mi gran deseo sería ver a mi Tomás. 'Ver' como sea que veamos sin los ojos del cuerpo, mientras esperamos la resurrección d la carne...  Dos cosas destaca la eucología de su memoria litúrgica: su anhelo de la santidad y su dedicación a las ciencias sagradas, por medio de las cuales Dios hizo de él un varón preclaro. El Oficio de lectura recoge una conferencia suya en la que Tomás nos enseña que la fe nos viene de seguir y contemplar, de contemplar y seguir, el ejemplo de Cristo: "Él murió por dos motivos -dice Tomás- para remediar nuestro pecados y para dejarnos un ejemplo. Y pasa luego a enumerar el despliegue de este ejemplo de Cristo: ejemplo de amor, ejemplo de paciencia, ejemplo de humildad, ejemplo de obediencia, ejemplo de desprecio de lo terreno. Después de haber escrito profundos y bellos tratados acerca de la Eucaristía, cuentan que Jesús se le apareció diciéndole: "Tomás, has hablado bien de mí, ¿que quieres a cambio?"; y Tomás respodió: "Señor, lo único que yo quiero es amarte, amarte mucho y agradarte cada vez más". Sus últimas palabras, antes justo de recibir el Viático, fueron: "Si en este mundo hubiese algún conocimiento de este sacramento mas fuerte que el de la fe, deseo ahora usarlo en afirmar que creo firmemente y sé de cierto que Jesucristo, Dios Verdadero y Hombre Verdadero, Hijo de Dios e Hijo de la Virgen María está en este Sacramento... Te recibo a Ti, el precio de mi redención, por cuyo amor he velado, estudiado y trabajado. A Ti he predicado, a Ti he enseñado. Nunca he dicho nada en Tu contra: si dije algo mal, es sólo culpa de mi ignorancia. Tampoco quiero ser obstinado en mis opiniones, así que someto todas ellas al juicio y enmienda de la Santa Iglesia Romana, en cuya obediencia ahora dejo esta vida".

jueves, 28 de enero de 2010

San Benito de Nursia y su medalla



La medalla de san Benito

El 'Filioque': ¿motivo de desunión? Situación presente (y 2)


En la anterior entrada sobre el Filioque presentamos un esbozo de acercamiento histórico a la cuestión de sus orígenes y del Cisma con Oriente. Hoy vamos a tratar de exponer en qué punto actual se hallan la Iglesia latina y la ortodoxa sobre la cuestión.
Para empezar, una lectura muy recomendable sería la declaración Dominus Iesus, que trata este tema, entre otros; así que ahí queda la recomendación y el enlace para el que quiera saber más. Pincha en 'Más información' para seguir leyendo...

Efemérides: 65 aniversario de la liberación de Auschwitz

"No vivir y contar, sino vivir para contar" son las palabras que dieron a luz al gran escritor italiano y judío de origen sefardí Primo Levi (Turín 1917-Turín 1987), superviviente de Auschwitz-Dachau, quien decía que esa experiencia le había convertido en escritor. Otra grande literata, Irène Nemirovsky (Kiev 1903) no corrió la misma suerte, y murió allí mismo víctima de las fiebres de Hitler y sus secuaces el verano del 42. Levi comienza su obra maestra Se questo é un uomo (Si esto es un hombre) dando gracias de haber sido deportado a ese horrible lugar en 1944, "después de que el gobierno alemán hubiera decidido, a causa de la escasez de mano de obra, prolongar la media de vida de los prisioneros que iba a eliminar". Nemirovski, desgraciadamente, apenas estuvo un mes allí: se conoce que dos años antes no era tan escasa la mano de obra. Pincha en 'Más información' para seguir leyendo...

miércoles, 27 de enero de 2010

20 de diciembre de 2009: Homilía en la Almudena

Dejo aquí, por su interés, una homilía que se predicó en la Catedral de la Almudena de Madrid, el pasado 20 de diciembre de 2009. La predicó el arzobispo de Granada, Monseñor Javier Martínez, que fue obispo auxiliar de Madrid. La homilía ha causado gran revuelo, como informan Infocatólica o el blog oficial de Hazte Oír, hasta el punto de que grupos feministas pretenden que monseñor vaya a la cárcel. Pincha en 'Más información' para seguir leyendo.

domingo, 24 de enero de 2010

'El Filioque': ¿motivo de desunión? Introducción histórica

La cláusula Filioque

A lo largo de su historia, la Iglesia ha visto expresado el contenido de aquello en lo que cree a través de variadas y numerosas redacciones que condensan, de un modo u otro, la expresión de una profesión de fe exigida para todo aquel que se llame cristiano. Es decir, que aparte del Símbolo de los Apóstoles (el 'Credo corto') -que es el antiguo símbolo bautismal de la iglesia de Roma- y  aparte del Símbolo de Nicea-Constantinopla ('Credo largo'), y que suelen ser usados indistintamente en la misa del domingo, existen muchos otros credos igualmente válidos, pues, como señala el Catecismo (=CEC), "ninguno de los símbolos de las diferentes etapas de la vida de la Iglesia puede ser considerado como superado e inútil" (CEC 193). Entre ellos están los símbolos de las Iglesias apostólicas antiguas (DS 1-64), el Símbolo Quicumque o de San Atanasio (DS 75-76), los credos de algunos Concilios: Toledo (DS 525-541), Letrán (DS 800-802), Lyón (DS 851-861), Trento (DS 1862-1870), o de ciertos papas, como la fides Damasi (DS 71-72) y, ya en nuestros días, el Credo del Pueblo de Dios, de Pablo VI. Invitamos a los lectores a buscar y a leer algunos de estos símbolos o credos. De todos modos, el tema que nos atañe -según dice el título- tiene su origen en los Concilios de Nicea (325) y de Constantinopla (381), los dos primeros concilios ecuménicos de la Iglesia.

Jornada de las Comunicaciones Sociales 2010

Reproducimos a continuación un extracto del mensaje de Benedicto XVI para la Jornada de las Comunicaciones Sociales 2010, que se celebrará el próximo 16 de mayo bajo el lema "El sacerdote y la pastoral en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la Palabra". Resaltamos en negrita algunas frases significativas:

Queridos Hermanos y Hermanas,

El tema de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales -"El sacerdote y la pastoral en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la Palabra"- se inserta muy apropiadamente en el camino del Año Sacerdotal, y pone en primer plano la reflexión sobre un ámbito pastoral vasto y delicado como es el de la comunicación y el mundo digital, ofreciendo al sacerdote nuevas posibilidades de realizar su particular servicio a la Palabra y de la Palabra. Las comunidades eclesiales, han incorporado desde hace tiempo los nuevos medios de comunicación como instrumentos ordinarios de expresión y de contacto con el propio territorio, instaurado en muchos casos formas de diálogo aún de mayor alcance. Su reciente y amplia difusión, así como su notable influencia, hacen cada vez más importante y útil su uso en el ministerio sacerdotal.
[...] En verdad el mundo digital, ofreciendo medios que permiten una capacidad de expresión casi ilimitada, abre importantes perspectivas y actualiza la exhortación paulina: "¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!" (1 Co 9,16). Así pues, con la difusión de esos medios, la responsabilidad del anuncio no solamente aumenta, sino que se hace más acuciante y reclama un compromiso más intenso y eficaz. A este respecto, el sacerdote se encuentra como al inicio de una "nueva historia", porque en la medida en que estas nuevas tecnologías susciten relaciones cada vez más intensas, y cuanto más se amplíen las fronteras del mundo digital, tanto más se verá llamado a ocuparse pastoralmente de este campo.
[...] Sin embargo, la creciente multimedialidad y la gran variedad de funciones que hay en la comunicación, pueden comportar el riesgo de un uso dictado sobre todo por la mera exigencia de hacerse presentes, considerando internet solamente, y de manera errónea, como un espacio que debe ocuparse. Por el contrario, se pide a los presbíteros la capacidad de participar en el mundo digital en constante fidelidad al mensaje del Evangelio; [...] valiéndose no sólo de los medios tradicionales, sino también de los que aporta la nueva generación de medios audiovisuales (foto, vídeo, animaciones, blogs, sitios web), ocasiones inéditas de diálogo e instrumentos útiles para la evangelización y la catequesis.
[...] En el contacto con el mundo digital, el presbítero debe trasparentar, más que la mano de un simple usuario de los medios, su corazón de consagrado que da alma no sólo al compromiso pastoral que le es propio, sino al continuo flujo comunicativo de la "red".
[...] Queridos sacerdotes, os renuevo la invitación a asumir con sabiduría las oportunidades específicas que ofrece la moderna comunicación. Que el Señor os convierta en apasionados anunciadores de la Buena Noticia, también en la nueva "ágora" que han dado a luz los nuevos medios de comunicación.

sábado, 23 de enero de 2010

El Domingo: primer, tercer y octavo día (Introducción)

Una teología cristiana del tiempo implica poner en el centro de la reflexión el día de la Pascua. En virtud del dies Domini se comprende que el devenir temporal no consista en un ciclo de eterno retorno, sino en una dinámica inserta en toda la Creación según la cual todo apunta hacia un fin cuyo presupuesto es racional y querido por la Providencia divina. Esto elimina el absurdo de un devenir temporal que no se dirige a ningún sitio o es fruto del azar o de una suerte de evolucionismo más o menos afortunado [1]. La teología del alfa y el omega es, por tanto, teleológica, y se manifiesta como la expresión en el tiempo humano del amor divino (caritas), es decir, de la inserción de lo eterno en lo temporal, de la duración en el devenir y de lo divino que sale al encuentro del hombre. El acontecimiento de la encarnación es la expresión plena de todo ello, y está ligado a la comprensión del tiempo celebrado por la Iglesia. Así, domingo y misterio de Cristo (encarnación, pasión, muerte, resurrección y ascensión), son inseparables. En este artículo expondremos brevemente por qué el domingo es, a la vez, primer día, tercer día y octavo día, presentando una cardinalidad de la dominica dies aún desconocida por muchos. Lo veremos en sucesivas entradas.


NOTAS
[1] Es de sobra conocida la obra de Jacques Monod (1910-1976), El azar y la necesidad (1971), en la cual el hombre queda reducido a un mono con suerte y Dios a un simple 'Dios del azar'. Premio Nobel de Medicina en 1965, era un militante convencido de las 'bondades' de la eutanasia y el aborto. Su idea de un Dios-azar fue presentada por algunos pensadores cristianos como que Dios no tiene ningún propósito, sino que más bien señala posibilidades; así, antes de la publicación de la obra de Monod, esta idea se refleja en el famoso y controvertido Catecismo holandés (Nuevo Catecismo de adultos), de 1966, publicado justo después del Vaticano II. Este Catecismo supuso una intervención de Pablo VI, dado que sus propuestas doctrinales le dejaron "perplejo" y le suscitaron "serias reservas" (Carta al Card. Alfrink y a los Obispos de Holanda, «L´Osservatore Romano» 13-I-1970). Igualmente en contra de este Catecismo -"nada tiene que ver con la religión cristiana"- se mostró el Cardenal Seper, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

jueves, 21 de enero de 2010

¿Una 'teología del sufrimiento'?

El pasado 12 de enero un terremoto asoló Haití y también gran parte de la República Dominicana. En relación con la catástrofe, el recién nombrado obispo de San Sebastián, Monseñor Munilla, hizo unas declaraciones por las cuales ha sido duramente criticado. Preguntado por una periodista de la cadena Ser, comentó que también "debemos llorar nosotros por nuestra pobre vida espiritual y por nuestra concepción materialista de la vida"... Pincha en 'Más información' para seguir leyendo.


miércoles, 6 de enero de 2010

Inicio de un blog

No sé qué futuro tendrá este blog que hoy comienzo. Quizá ni yo mismo tenga tiempo o fuerzas suficientes para dedicarme a escribir con la asiduidad requerida sobre teología, filosofía, arte y cine, sobre la inteligencia de la fe -motivo de este blog- y su mirada sobre cada una de estas realidades o, todavía más, sobre la existencia. Por si acaso, adelanto ya que a menudo se hallará, más que una escrupulosa sistematicidad, una cierta 'anarquía' en el tratamiento de los temas, pues escribiré del mismo modo en el que uno a veces piensa -a vuelapluma-, un poco de aquí, otro poco de allá.
Por otra parte, debo expresar agradecimiento a mi querido profesor Alfonso Pérez de Laborda (www.apl.name), quien en sus contagiantes Paralipómenos -y, por descontado, en sus clases inolvidables y otras obras- ha puesto la semilla para que me entrasen ganas de escribir y, por tanto, de pensar con agudeza.
Quizá es así como nos sucede a menudo: un libro o una página que leemos, una imagen captada en el metro, suscitan en nosotros una reflexión o una molestia, un deseo de decir decires, que eso es lo que somos.
Como justificante principal de esta tarea que hoy comienzo cuento con las ganas de contar lo que pienso como creyente de todo lo que me rodea y sucede. Esa es la misión: dar razón de nuestra esperanza (cf. 1Pe 3, 15).