lunes, 20 de diciembre de 2010

Biblioteca Apostólica Vaticana

Benedicto XVI en la reapertura de la Biblioteca Vaticana
(19-XII-2010)
“Grande eres, Señor Dios nuestro. Escucha nuestra oración y bendice a cuantos frecuentarán esta Biblioteca Apostólica para cultivar las ciencias y las artes. Haz que, los honestos indagadores de lo verdadero, iluminados por la sabiduría de tu Verbo, orienten sus esfuerzos a la construcción de un mundo más humano”.
Benedicto XVI, oración en la reapertura de la Biblioteca Apostólica Vaticana.
Fuente:
SERVICIO DE NOTICIAS DE LA BAC
"En su visita de una hora a la renovada Biblioteca Apostólica Vaticana esta mañana, Benedicto XVI hizo votos para que los investigadores que buscan la verdad “orienten sus esfuerzos a la construcción de un mundo más humano”.
El 11 de noviembre pasado, el Santo Padre escribió una carta al Archivero de la Santa Iglesia Romana, Cardenal Raffaele Farina, a quien señaló que la Biblioteca Apostólica Vaticana reabierta en septiembre después de un largo periodo de restauración  “es un lugar eminente de la memoria histórica de la Iglesia” y “un medio precioso” que ayuda al pontífice en el desarrollo de su ministerio.
Benedicto XVI visitó las diversas áreas renovadas. Una de estas es el área informática, que facilita la consulta y la investigación de los usuarios, además de sistemas de seguridad para los grandes archivos y tesoros que allí se conservan.
El Santo Padre inició su recorrido hacia las 11:00 a.m. y fue recibido por los miembros del Consejo de la Biblioteca, encabezados por el Cardenal Farina. En la entrada del edificio hizo una oración inicial.
En ella el Santo Padre dijo: “Grande eres, Señor Dios nuestro. Escucha nuestra oración y bendice a cuantos frecuentarán esta Biblioteca Apostólica para cultivar las ciencias y las artes. Haz que, los honestos indagadores de lo verdadero, iluminados por la sabiduría de tu Verbo, orienten sus esfuerzos a la construcción de un mundo más humano”.
A continuación, informa Radio Vaticana, le presentaron al Papa los distintos trabajos que se realizaron en toda la estructura, para luego iniciar a recorrer cada una de las áreas y grandes salones donde Benedicto XVI pudo compartir con los numerosos empleados de la biblioteca. Al concluir su visita el Santo Padre reiteró la importancia y la significativa labor de esta institución para la Sede Apostólica y la Iglesia universal e impartió su bendición apostólica.
Sobre la Biblioteca Vaticana, el Viceprefecto Ambrogio Piazzoni comenta que en este lugar se conservan textos fundamentales como manuscritos de la Biblia y que su función no es solamente religiosa sino un servicio a toda la humanidad.
El origen de la Biblioteca Apostólica Vaticana se remonta al siglo IV, período en el cual el archivo de documentos y textos se conservaban en el llamado Scrinium de la Iglesia Romana. En el siglo VIII, durante el pontificado de Adriano I, se instituyó la figura del Bibliotecario de la Santa Iglesia Romana.
El inicio de la historia moderna de la Biblioteca se coloca con el pontificado de Nicolás V quien hacia 1450 decidió abrir a la consulta de los estudiosos los códigos latinos, griegos y hebreos, cuya colección había sido ampliada notablemente.  
Actualmente los investigadores pueden consultar un patrimonio de más de 150 mil manuscritos, un millón de libros, 300 mil monedas y medallas y más de 100 mil estampas e incisiones".