lunes, 22 de noviembre de 2010

¿Qué ha dicho realmente Benedicto XVI sobre el preservativo? (2)

¿Un error de traducción? ¿Qué es un 'männliche Prostituierte'?

Benedicto XVI y Peter Seewald
Ayer publicaba yo un artículo acerca de este tema. Si bien en él ya se apuntaba a que 'esperaremos a ver la traducción ofrecida por Herder, que no creemos que difiera sustancialmente' (sic), parece ser que en español, italiano y francés la traducción ofrecida de la palabra prostituta no es la correcta. Sí lo es en inglés, según parece. La respuesta dada por el Papa a Seewald, en su lengua alemana, hablaba de "männliche Prostituierte", que se refiere a 'prostituto', en masculino. Como ya he dicho, el inglés sí habla de male prostitute, conservando el masculino del original alemán. Mi anterior artículo se basaba en la tradución oficial ofrecida por L'Osservatore Romano (=LOR), a la que yo accedí a través de la agencia Zenit, ambos medios -en principio- de contrastada fiabilidad. El porqué de dicho error de traducción lo desconozco, pero el original alemán cambia en ciertos aspectos la interpretación que yo mismo ofrecía ayer (interpretación, por otro lado, que encaja con este nuevo dato, dado que mi anterior artículo centraba toda su argumentación en actuaciones que pudieran suponer un primer paso hacia una moralización y humanización de la sexualidad humana).
Ya otros medios critican la actuación de LOR cuestionando varias cosas:

1- ¿Por qué publicar ayer precisamente una noticia mal traducida cuya versión oficial veremos en España el martes 23, es decir, mañana mismo? ¿A qué esas prisas locas? ¿Era por 'vender noticia'? Y esto precisamente cuando la noticia principal de ayer debiera haber sido la celebración del consistorio en el que se crearon nuevos cardenales por parte de Benedicto XVI. Así lo escribe Infocatólica aquí. Por otra parte, sería interesante acercarse también al artículo del vaticanista del Giornale, Andrea Tornelli Quel preservativo sul concistoro.

2- En segundo lugar, alguno se preguntará qué diferencia puede haber entre que el Papa haya hablado de "männliche Prostituierte", en masculino, y no de 'prostituta'. Pues bien, como bien apunta Lucrecia Rego de Planas en Catholic.net, la clave está en:
«Lo que dice el Papa, si tomamos sus palabras originales en alemán, es simple y sencillamente que si un prostituto homosexual utiliza un condón (con el objetivo único de no contagiar ni contagiarse de SIDA), esto puede ser señal de un inicio de moralización, de que el hombre se está dando cuenta (en su interior) de que no puede hacer con el sexo lo que le venga en gana».
3- Además está la cuestión de por qué LOR, ya metidos en harina acerca del tema del condón, no se molestó en publicar la continuación de la respuesta del Papa a la pregunta de Seewald. Dice así:
-Seewald: ¿Quiere decir, entonces, que la Iglesia Católica en realidad no se opone en principio a la utilización de los condones? 
-Benedicto XVI: Ella [la Iglesia], por supuesto, no lo considera como una solución real o moral, pero, en este u otro caso, puede haber, sin embargo, la intención de reducir el riesgo de infección, como un primer paso hacia una forma distinta y más humana de vivir la sexualidad.
Esperemos que esto aclare las cosas.

4- Y, ya por último, ayer olvidé decir una cosa evidentísima: el Papa, incluso aunque estuviera diciendo lo que  tantos medios han pretendido poner en sus labios, a saber: que ha aprobado el uso del preservativo en determinados casos (lo cual ya hemos demostrado que es falso); no podría hacerlo mediante unas simples declaraciones 'de entrevista'. Para aprobar el uso del preservativo tendría que hacerlo mediante un decreto magisterial (decreto que nacería muerto, dado que aquí no se trata de positivismo jurídico). El Papa estaría barriendo de un plumazo el Magisterio expresado en el Catecismo 2370, la Humanae Vitae 14, Casti Connubii 57, Familiaris Consortio 30 y 32, Evangelium Vitae 12 y 17. Imposible vamos. Y, repito, el punto de positivismo jurídico, imposible en la actuación petrina, es más que muestra evidente de que el blanco es blanco y el negro, negro.

Finalmente, agradezco a Antonio Gonzalez, de Revaloria, la idea para este artículo. Gracias.