martes, 6 de julio de 2010

El pecado es irracional

El plan de Dios para el hombre manifiesta la irracionalidad del rechazo de su amor, que llamamos 'pecado'. Una breve reflexión que puede dar lugar a hablar de la razonabilidad de la fe cristiana...
El pensador, de Auguste Rodin (1880)
En el aborto se condensan de manera evidentísima dos aspectos: la inmoralidad y la irracionalidad. Todo pecado es inmoral como todo pecado es irracional. E incluso en el caso del aborto, más claramente que en otros, se comprueba que la irracionalidad va por delante. Si no, obsérvese que en la mayoría de las argumentaciones pro-abortistas se apela al 'sentimiento' ("que aborte, que si no lo pasará muy mal") y a la tiranía de la 'voluntad' ("mi voluntad por encima de la del prójimo"), ambos como contrapuestos a la racionalidad. Por otro lado, como decía el Cardenal Newman, es más probable que una persona dañada en su juicio moral lleve a cabo acciones malas que otra que cultiva su 'illative sense' (razón, sensibilidad y voluntad perfectamente integradas entre sí). Es la tarea de toda una vida. Es necesaria, por otra parte, una matización. Cuando hablo de 'irracionalidad' de todo pecado me sitúo en el contexto en el que tanto ahondó Juan Pablo II, que es un contexto teológico-antropológico en perspectiva de cumplimiento teleológico (el hombre 'creado para un fin'), y escatológico-pleromático (ese fin no se resuelve en otro fin superior, pues es fin-último y de plenitud -'pléroma'-). En ese sentido, con el término 'irracional' no aludo a la 'responsabilidad' personal que se pueda imputar o no al 'pecador' (como bien apuntan la experiencia y el sentido común, el impulso y los condicionantes que llevan a pecar y a delinquir son a veces tan fuertes que acaban con la libertad de la voluntad que ha de buscar el Bien, y eso puede llegar a eximir de 'culpa'; pienso, por ejemplo, en la tensión en la que se ve situado cualquier adicto -drogas, alcohol-). Pero me refiero a que es 'irracional' todo aquello que frustra el plan creacional divino en la existencia del ser humano. Añado: el Bien querido por Dios en favor de la humanidad y de la Creación entera es perfecta y plenamente racional, si bien lo de 'racional' ha de contemplarse bajo la perspectiva de la acción divina en la Cruz de Cristo, la cual, bajo la apreciación sesgada, no ya del pecado, sino incluso de la concupiscencia, parece más bien como el 'summum' de lo irracional, tal y como advierte Pablo: el misterio de la Cruz es "escándalo para los judíos, necedad para los griegos pero para los llamados [...], judíos o griegos, fuerza de Dios y sabiduría de Dios"  (1Co 1, 23-24).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentar es hacer reflexión, hacer reflexión es compartir una misma fe.