viernes, 26 de marzo de 2010

Las oraciones presidenciales de la Misa

Oración colecta, oración sobre las ofrendas y oración final de la eucaristía

Un análisis de IGMR 54



La lectura de unas palabras de Matias Augé me ha traído a la memoria un tema del que hace tiempo quería escribir algo. Se trata de las oraciones presidenciales que el sacerdote reza en la Misa: la oración colecta, la oración sobre las ofrendas y la oración después de la comunión. La cuestión es: ¿Son oraciones sólo del presidente o el pueblo puede -o debe- participar de ellas y con ellas? Y, caso de que el pueblo deba participar de las oraciones presidenciales de la Misa, ¿cómo debe hacerlo? Trataré de responder de la forma más clara posible.

En primer lugar -aunque ya casi la respuesta afirmativa la he dado implícitamente-: Sí, debemos participar de las oraciones presidenciales haciendo lo que nos corresponde, y no más. Se incluye esta actuación de los fieles en la comprensión adecuada de lo que el Vaticano II llama actuosa participatio ('participación activa') [1]. No podemos quedar como convidados de piedra mientras el presidente reza las oraciones de la Misa.


Oración colecta (IGMR 54), oración sobre las ofrendas y oración final

En las tres oraciones el pueblo participa con el silencio, con el 'Amén' y con la postura del cuerpo. Tras la monición del presidente -'Oremos'- se deja un tiempo silencio, no para dar tiempo a que llegue el acólito con el Misal, o a que el cura ubique el texto de la oración, en el caso de que ya disponga del Misal por tenerlo delante de sí en un pequeño atril. No, ese silencio es una forma de participar de los fieles.  Por ejemplo, en la oración colecta se ora comunitaria y personalmente en silencio y, acto seguido, el presidente 'recoge' las oraciones de la asamblea ('colecta'). Lo contenido en las palabras de la oración colecta "expresa la índole de la celebración" (IGMR 54), es decir, lo que se dice en esa oración contiene elementos gracias a los cuales se entienden mejor diversos aspectos de la eucaristía que se está celebrando, y amenudo arroja luz sobre las lecturas que a continuación se van a proclamar, ayudándolas a entender, así como sobre el tiempo litúrgico dentro del cual se inserta el día en el que estamos celebrando. Por ese motivo, muchos insisten en la importancia de situar la colecta entre el elenco de las fuentes necesarias para elaborar la homilía del día, especialmente del domingo (como más de una vez escuché a Don Félix Mª Arocena Solano, profesor de Teología en la Universidad de Navarra). Tan importante es esta plegaria, que la colecta de los domingos hace de oración conclusiva en sus Laudes y Vísperas respectivas, como para recordar no una, sino varias veces a lo largo de la jornada dominical, qué quiere la Iglesia resaltar ante los fieles para la comprensión y contemplación de ese día. A ello ya hemos dedicado una serie de artículos anteriores (Las fuentes de la homilía, en cinco entregas: buscar en 'Archivo' de este blog). Por otra parte está el gesto del silencio: no es silencio de no decir nada sino de 'silencio oracional', es decir, de permanecer en oración íntima en comunión con la Iglesia y con la Trinidad. Esta oración está guiada por el verdadero Mistagogo: el Espíritu Santo. El silencio es en liturgia una de las imágenes más elocuentes de la Tercera Persona de la Trinidad: siempre que en la liturgia se indica mantener un momento de silencio se está aludiendo al Espíritu Santo de Dios, que actúa suavemente.
Manos orando, de Durero


Una vez que el presidente ha recitado la oración todos los miembros de la asamblea responden con el 'Amén'. Esta es otra forma de participar cuando el presidente reza la oración: diciendo 'amén' al final de la misma. El 'Amén' no consiste en la manifestación de un deseo o de un 'ójala' que la oración sea escuchada, sino que es la expresión de la adhesión de la asamblea a lo que se acaba de decir en la oración presidencial ('Amén' significa 'Así es' o 'En verdad', no 'Así sea'). Por otra parte, como se sabe, antes de la oración de las ofrendas el presidente no invita al silencio diciendo la fórmula 'Oremos', como sucede con la oración colecta y con la oración final. Como acabamos de decir, la monición 'Oremos', no es una fórmula de cortesía sino una introducción al silecio oracional. En el caso de la oración sobre las ofrendas la fórmula 'Oremos' viene expresada por el 'Orate frates' ('Orad hermanos para que este sacrificio mío y vuestro, etc.'), tal y como se ve tanto desde el punto de vista histórico como del estructural. Es decir, sí que hay una invitación a la participación en la oración, a la que el pueblo responde debidamente: con las palabras 'El Señor reciba de tus manos, etc.' y, ya después de recitada la 'super oblata', con el 'Amén' respectivo.

Pero a la oración se responde no sólo con palabras sino además con la postura del cuerpo. Es la forma adecuada de participar en la oración presidencial. Este gesto aparece explicado en los números 42-44 de la IGMR, agrupados bajo el epígrafe 'Gestos y posturas corporales'. En el número 42 se afirma:
Los gestos y posturas corporales, tanto del sacerdote, del diácono y de los ministros, como del pueblo, deben tender a que toda la celebración resplandezca por el noble decoro y por la sencillez, a que se comprenda el significado verdadero y pleno de cada una se sus diversas partes y a que se favorezca la participación de todos [2].
Así, hay una postura del cuerpo: la asamblea permanece en pie con el presidente como signo de tensión en la oración y de disposición para la acción.

NOTAS
[1] Cf. Const. Sacrosanctum Concilium, sobre la sagrada liturgia, 14-20; 30 s.; 48 s.; Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Instr. Redemptionis Sacramentum (25 marzo 2004), 36-42: AAS 96 (2004), 561-564.
[2] IGMR está a su vez citando lo siguiente: Cfr. Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia, Sacrosanctum Concilium, núms. 30. 34; cfr. también allí el núm. 21.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar es hacer reflexión, hacer reflexión es compartir una misma fe.